Cinemania Claqueta Arrastra este icono a tu barra de tareas y estarás informado de todas las novedades.
Logotipo de CINEMANIA CINEMANIA
Viernes, 01 de Agosto de 2014
Siguenos en Google Plus

Críticas

|

Martha Marcy May Marlene

27.04.2012

Deslumbrante ópera prima de Sean Durkin con una prometedora Elizabeth Olsen como protagonista.

martha marcy may marlene

Mirada ominosa al mundo de las sectas actuales –a la seducción inicial, a la devoción ciega, al creciente desencanto, a la paranoia tras la ruptura–, Martha Marcy May Marlene penetra de forma gradual en la quebrada mente de su protagonista aunando la intriga hitchcockiana con la inquietante ambigüedad narrativa y psicológica de Haneke. Gracias al controladísimo pulso narrativo del director Sean Durkin, somos conscientes de las tácticas del grupo sobre Martha (magnífica Elizabeth Olsen) a la vez que ella misma, sólo que en su caso es un proceso enteramente retroactivo y, por ello, mucho más terrible. La línea que separa el recuerdo del sueño o la fantasía se diluye; la muchacha confunde traumas pasados con circunstancias presentes, reviviendo experiencias marcadas por el abuso sexual y la violencia. Mientras se dirige a su tenebroso y ambiguo clímax, Martha Marcy May Marlene es, pues, un portento de subjetividad.

Durkin deja que el drama crezca vehiculado por las emociones en conflicto que Olsen manifiesta, y resiste la tentación de desviarse hacia territorios más convencionales en un principio. Es una lástima que, finalmente, mitigue el sorprendente realismo inicial a través de innecesarios coqueteos con el cine de género más convencional. En vez de una película sobre una chica que debe lidiar con su incapacidad para dejar atrás demonios personales –el hecho de que es ella misma el fantasma que acecha tras la puerta–, Martha Marcy… se convierte en una película acerca de una chica que deja atrás demonios literales.

En todo caso, el verdadero poder del filme está en su retrato de la secta, en buena medida porque Durkin lo apoya más en detalles cotidianos que en efectos sensacionalistas. Traza pacientemente los contornos de un ecosistema social cerrado que explota los sentimientos de sus víctimas –chicas jóvenes que han sido descartadas en sus vidas previas–, y demuestra que lo que un culto requiere, aparte de un gurú y sus adeptos, es tan sólo el tiempo necesario para dejar que una sucesión de crímenes privados se conviertan en un modo de vida. 

NANDO SALVÁ

icono comentarios0 comentario

0 comentarios

Debes estar registrado y logeado para comentar en CINEMANÍA.
Alicante, puerto de salida de la vuelta al mundo a vela
Consigue tu ejemplar en Cinemania en Kiosko y Mas

Webs de PRISA

cerrar ventana