Cinemania Claqueta Arrastra este icono a tu barra de tareas y estarás informado de todas las novedades.
Logotipo de CINEMANIA CINEMANIA
Martes, 22 de Julio de 2014
Siguenos en Google Plus

Críticas

|

Sin tregua

05.12.2012

David Ayer vuelve a llevarnos de paseo por las malas calles de Los Ángeles.

sin tregua

Como guionista y como director, David Ayer ha estado siempre interesado en la difusa línea que separa a los policías de los criminales y a los polis buenos de las manzanas podridas. Sin tregua es la tercera exploración que, desde detrás de la cámara, lleva a cabo de la corrupción moral en las malas calles de Los Ángeles, aunque es cierto que, en general, se percibe menos como la culminación de una trilogía que como un ejercicio de reciclaje de personajes y situaciones ya dramatizados en películas previas.

En todo caso, mientras pone el foco en la violencia arbitraria, en la burocracia extenuante, en la duda moral, Sin tregua avanza hacia su clímax construyendo una sólida tensión y, a la vez, acumulando un peso emocional considerable. El orden del día de Ayer es ensalzar el heroísmo y el patriotismo del cuerpo de policía angelino, un grupo de caballeros dispuestos a todo para combatir a quienes violen la ley; y, en el proceso, por momentos el director comunica con claridad los sentimientos exacerbados y la solidaridad fraternal que enfrentarse a los horrores de la ciudad provoca. Puede que esos pedazos fragmentados de humanismo sean rellenos entre secuencias de acción, y puede que la relación entre Jake Gyllenhaal y Michael Peña, una suerte de romance heterosexual, sea representada con una precisión que no se extiende a los caricaturescos villanos que dominan el acto final, pero es que con ellos Ayer quizá persiga lo mítico: empujar a sus protagonistas a una zona dantesca habitada menos por seres humanos que por demonios.

Sea así o no, su confianza en la dudosa premisa de que todos en Sin tregua graban sus propios vídeos es cuestionable. La película funciona como una sucesión de piezas de metraje encontrado, casero y por tanto digital, y cuanto más tiembla la cámara más se supone que debemos comprar la ilusión de estar realmente allí con esos tipos. El punto de vista llega a resultar tedioso, aunque no tanto como la inconsistente decisión de Ayer de abandonarlo cada vez que se siente narrativamente arrinconado. En última instancia, además, una estrategia sobre el papel pensada para ofrecernos realismo acaba sirviendo tan sólo para comerciar con el sensacionalismo.

 

VEREDICTO: Acumula una tensión y un peso emocional que la estética de metraje encontrado casi sabotea.

NANDO SALVÁ

icono comentarios0 comentario

0 comentarios

Debes estar registrado y logeado para comentar en CINEMANÍA.
Alicante, puerto de salida de la vuelta al mundo a vela
Consigue tu ejemplar en Cinemania en Kiosko y Mas

Webs de PRISA

cerrar ventana