Cinemania Claqueta Arrastra este icono a tu barra de tareas y estarás informado de todas las novedades.
Logotipo de CINEMANIA CINEMANIA
Sábado, 19 de Abril de 2014
Siguenos en Google Plus

Críticas

|

Red

28.01.2011

Otra película de mercenarios cascados. a mayor gloria y gracia de Bruce Willis

red

De la lectura de los legajos electrónicos de Wikileaks puede desprenderse la teoría de que la diplomacia no es más que un juego de niños. Y que tras poner al adversario a caer de un burro, no queda más que enviar al liquidador, o “ingeniero técnico en finiquitos” (como se bautiza en la película), para que enjuague esos papeles con veneno, balas, o bolígrafos explosivos. Claro, que todo Lee Harvey Oswald tiene su Jack Ruby a la vuelta de la esquina. Que se lo pregunten sino a ‘Red’, el contraespía ultra violento de la DC Cómics al que Bruce Willis dota de humanidad y sense of humor. El héroe local por antomasia de los 90 promete ir hasta 2011 y más allá, por mucho que sus ilustres compañeros de reparto languidezcan ante lo que fueron, más cuando se enfrentan a esa sempiterna luz de luna. Sólo Helen Mirren aguanta el envite al calvo más sexy del star-system, quizás porque aparece en mitad de todo, cuando el argumento va perdiendo fuelle y los estrógenos de la mujer florero (una Mary-Louise Parker muy metida en su papel) no son suficientes.
Por otra parte, y aún tratándose de producciones de índole diversa, se hace inevitable comparar este revival con el contemporáneo de Stallone y sus “inconmensurables” action heroes, tanto por similitud argumental (puerilidad, dirán algunos) como por su combinación de acción y comedia. La factura técnica de Red es espectacular, con algunas secuencias memorables, como el asalto a la casa de ‘Red’ –Willis, y los enfrentamientos entre éste y el espíaterminator interpretado por Karl Urban, además el poso femenino de la película combina muy bien con la mencionada canallesca de Willis–. Sin embargo, y pese a las apariencias, Red se toma demasiado en serio a sí misma, no tiene la consciencia autoparódica que sí que poseían Stallone y sus mercenarios. La acción de aquéllos era más libre, estaba menos acabada, por lo que paradójicamente se aproximaba mejor a la propuesta del cómic matriz de Red
Puede que al final todo se reduzca a una cuestión de gustos: de estrógenos contra testosterona, o de testosterona a palo seco; de sonrisas enlatadas o de sarpullidos cómicos que se salen de la lata. Cada uno, generacionalmente, será el que decida.

Sergio F. Pinilla

icono comentarios0 comentario

0 comentarios

Debes estar registrado y logeado para comentar en CINEMANÍA.
Alicante, puerto de salida de la vuelta al mundo a vela
Consigue tu ejemplar en Cinemania en Kiosko y Mas

Webs de PRISA

cerrar ventana